SIEMPRE PEREGRINO - ALWAYS A PILGRIM

SIEMPRE PEREGRINO - ALWAYS A PILGRIM

miércoles, 8 de junio de 2011

LA PESAMBRE DER ESCREBIOR

L’había esfisao por fez primera una jorná e muncha calor, d’esas qu’en tiempo e brevas hay a garberas en cualsiquier cornijal e la Pilínsula Bérica. Ella era una moza espigá y jampona, anque una montoná e pecas se ripartía por toa su jeta, y paecía vinía d’ajuera po la color panocha e su melena y tamién poique iba vistía mu moerna con un corpiño que l’arrepretaba la sená y una farda tan cortica que cuasi no le tapaba las fergüenzas. El sigundo presonaje de este rilato recebía er mote der Escrebior, er cualo se l’endirgaron sus compaeres y toa su parentela poique teniba jracia p’arrejuntar lletras, esturrear bandos en llengua murciana y tamién pa ricitar poemas. Era un endevíduo con güen caraite, anque una miaja cansino, ar que le bustaban un capazo las zagalas y a toa a la que s’arrimaba le edicaba un manojo e trovos de namorao que la ejaban majareta. Asinque, er Escrebior, en cuanti jipó a aquella mujera, irsoflauto se le metió en la caeza tiner conocencia de la tierra e su nacencia y su ralea.

Deseguía allegaron los poblemas poique la moza, como le mentó er tío e la chambilería que l’había ponío la limoná, era de L’Angalaterra y no percanzaba ni jelepa de lo que l’icían en nuestra llengua, anque juera abonico y en la mismica oreja. ¿Güerear llú from?, l’unico que jué escapaz d’escarcullar con lo poquico que tinía conocencia de la jorma e plática anglesa, jué rispondío con la parabra London y una sonrisica que paecía una miaja siesa. Er Escrebior pensó pa sus aentros c’anque er mote e su zudiá zurría igual qu’er puebro L`Hondón e las Nieves, ande s’hace un vino muncho güeno, que no había jorma nenguna de tiner rilación con la zagala y qu’er noviaje s’había esfaratao antes de tiner nacencia. Era mester c’antes de siguir p’alante esclafara l’arcancía e las perras y se juera p’anguna escuela d’Irlanda, los Estaos Arrejuntaos, Ustralia u Angalaterra p’apriender la llengua con una maestra que tuviera muncha pacencia con los tíos un piazo cémilas.

Ar Escrebior l’iba a dar muncha pesambre vevir a más de tres milenta kilómetros de L’Arboleja, en un país ande er sol cuasi no sale y se tira tó la jorná lluviendo, puñema. Pero estaba decedío a finiquitar la fartriquera y restrujarse la sesera pa conseguir lo que s’había proponío. Asinque, tiró pa una zudiá irlandesa poique l’habían icío c’allí se bebía a garrafas una cerveza con la color negra. Dimpués de cinco yerbas, poique no era una merla pa las llenguas, er Escrebior gorvió a su tierra con un tétulo bajo la sobaquera ande icía que podía dar liciones de llengua anglesa a los zagales de la escuela y también platicarla con muncha sortura con las presonas extranjeras.

Pero la pesambre más verdadera que teniba er Escrebior y que le duró hista que la espichó de un paparajote a puntico d’allegar a la centená e yerbas, jué que nunca pudo orvidar a la zagala de la melena panocha a la que ni siquiá jué escapaz de icir su mote aquella tarde de verano con la calor der tiempo e brevas.

(Relato breve objeto de reconocimiento por L'Ajuntaera pa la Plática, el Esturrie y el Escarculle la LLengua Murciana en el XIX Certamen LLiterario en Murciano)

CONFUCIO

CONFUCIO

LAO TSE

LAO TSE

SAN FRANCISCO DE ASIS

SAN FRANCISCO DE ASIS

MAHATMA GANDHI

MAHATMA GANDHI

VICENTE FERRER

VICENTE FERRER