SIEMPRE PEREGRINO - ALWAYS A PILGRIM

SIEMPRE PEREGRINO - ALWAYS A PILGRIM

lunes, 28 de octubre de 2013

CASIDA DE LA AUSENCIA REGRESADA

Lloraba porque te creía desaparecida
para siempre en el vergel del consuelo
donde sembrando con fe una semilla,
germina como luz de vida eterna.

Te despedí sabiendo que tu regreso
sería más improbable que una palmera
dando suaves melocotones de invierno.
Ninguna estación para esa delicia.

Lamentaré tu ausencia de orillas infinitas,
igual que la inmensidad fluvial de la tristeza
aún no desembocada en mares serenos.
Mi alma es una cuenca imprecisa.

Pero contemplando el fluir imperecedero
de este afligido amor que la riega,
se me ocurre verter evocaciones risueñas
en las líquidas llamas de mi bebida.

Sólo desde el remanso del recuerdo,
las aguas parecen arrastrar presencias.
Vienen flotando hacia mi encuentro.
Hermosa ribera donde sigues viva.

(Aroma de Arrayán)

viernes, 18 de octubre de 2013

CASIDA DE LA REALIDAD DESAPEGADA

¿Y si prefiriera la realidad desapegada
a la delirante caricia de los sueños ingratos?
Ni un solo beso me devolvieron sus labios
mientras fantaseaba pasiones insondables.

Ella sí se acuesta conmigo desnuda.
Una noche su piel es áspera y deslucida.
Otra, gozando así mis dedos deslumbrados,
es seda que brilla en la penumbra.

Pronuncia mi nombre, conoce mi historia
y a veces me sorprende sonriendo propósitos
tan blancos y limpios como los míos.
Acaso hablemos un mismo idioma.

Nomadear amores contados en otras lenguas,
podría llevarme a desiertos que no entiendo.
Mejor sería que las palabras sedentarias
construyeran con adobe un te quiero.

(Aroma de Arrayán)

martes, 8 de octubre de 2013

CASIDA DE LAS CERCANÍAS INSOSPECHADAS

Esa pena de íntimos limones exprimidos
había vertido un jugo tan ácido,
que sólo bebiéndolo a sorbos simultáneos,
podía ser gustosa poción del ánimo.

Almas peregrinas vinieron desde lejos
a recolectar destellos en el Camino
para alumbrar las sendas del homenaje
a un vivo amor de reflejos eternos.

Pero en la insospechada cercanía,
un espíritu con alas ignoradas
voló con sus pies las distancias no vistas,
posándose con bondad más que humana.

Su nombre se oyó como un eco emotivo
que aludía a un recuerdo tan fresco,
que convirtió el sonoro rocío
en música para raíces nuevas.

(Aroma de Arrayán)

CONFUCIO

CONFUCIO

LAO TSE

LAO TSE

SAN FRANCISCO DE ASIS

SAN FRANCISCO DE ASIS

MAHATMA GANDHI

MAHATMA GANDHI

VICENTE FERRER

VICENTE FERRER